En los últimos años, las grandes compañías han ido incorporando nuevas formas de gestión. Y dicen que además del volumen de negocio también se fijan, cada vez más, en el impacto de su actividad sobre el medio ambiente o en el desarrollo humano: lo que llamamos Responsabilidad Social Corporativa. Un claro ejemplo de ello es Hidrogea aquí en la Región.