El carpoolling, compartir coche, es ya una de las formas más comunes de viaje. Para las vacaciones, traslados puntuales, para ir al trabajo. Está demostrado que supone un ahorro en muchos sentidos, no solo el económico. De eso, de reducir hablamos ahora, empezando por el número de coches que hay en carretera emitiendo CO2. Actualmente en la Región hay 726 coches por cada mil habitantes.