Para un correcto desarrollo, en este caso aplicado a la movilidad en las ciudades, los expertos echan mano del conocido como ‘Big Data’, un conjunto de datos que una vez que son procesados nos ayudan a conseguir ciudades más sostenibles, más amables para el peatón.